fbpx

A principios del 2014, en pleno invierno estadounidense, Jimmy Fallon daba un paso muy importante en su carrera profesional. Se movía de Saturday Night Live, donde había intentado canalizar las historias de Hollywood, a The Tonight Show, una de las franquicias más codiciadas del entretenimiento. El ascenso de Fallon es un ejemplo de networking.

En efecto, cuenta Shane Snow en su libro Smartcuts que Fallon se concentró en establecer y fortalecer relaciones con personas que podían ayudarlo a cumplir sus objetivos. Más interesante todavía es que Fallon reconoce en el networking una actividad que no tiene por qué ser interesada y egoísta . Por el contrario, puede surgir de un interés genuino por conectar con otras personas que nos resulten interesantes. De hecho, el comediante neoyorquino suele dar muestras de sus valores. También se sabe que es una persona a quien le gusta escuchar consejos. Solía llamar a Jay Leno para pedirle opiniones.

Pero vayamos a la parte importante de la historia, de este ejemplo de networking. Apenas recibido de la universidad, Fallon consiguió audicionar para SNL. Fue Randi Siegel quien le consiguió la audición. Siegel había promocionado otros talentos para el mismo programa, como Adam Sandler y David Spade. Obviamente, Fallon entró en SNL. Y ese programa fue el espacio donde establecería más tarde el contacto más importante de su carrera. Aquel que lo llevaría a exportar su talento a la NBC: Lorne Michaels. De modo que Fallon intentó aproximarse a Michaels, el famosísimo creador del programa. Un productor le aconsejó que se le acercara después de cada rodaje, y que le agradeciera por la oportunidad de estar en el show. Y eso fue lo que hizo. Después de cada uno de los programas, religiosamente. Algunas semanas más tarde, Michaels invitó a Fallon a tomar un trago. Meses después, Fallon se juntaba con Michaels para ir al programa en su auto. Fallon dejó SNL hacia el 2004. Intentó seguir una carrera como actor de cine, pero después de algunos pasos en falso, se estancó. Fue entonces cuando Michaels le recomendó hacerse cargo de The Tonight Show. Esa relación que había establecido y fortalecido años atrás fue la que lo llevó a dar el paso más importante de su carrera.